Kati Horna

De la Guerra al Arte, mirando desde la cámara

Cuando pensamos en los grandes artistas del siglo XX, pocas veces reparamos en las mujeres. Todavía es menos frecuente pensar que las fotógrafas también son parte importante de esta historia.

Detenernos a reflexionar desde la mirada femenina, es a lo que nos invita el trabajo de la fotógrafa Kati Horna, en cuyas imágenes podemos encontrar la exploración creativa que puso en su obra y su vida.

Nació en Hungría en 1912, se inició en la fotografía en París retratando cafés y mercados de pulgas, entre 1937 y 1939 viajó a Barcelona donde se desempeñó como jefa de redacción de la revista Umbral. Ese último año fue comisionada por el gobierno de la República Española, específicamente por la Confederación Nacional del Trabajo, para realizar un álbum sobre la guerra civil y fotoreportajes que sirvieron como propaganda exterior. Las mayoría de los negativos de esa etapa se consideraron perdidos hasta hace poco que fueron recuperados por una investigadora española.

Funeral de los anarquistas Berneri y Barbieri, en Barcelona en 1937.

Tras el exilio en 1939, llegó a México con su esposo el artista José Horna, pronto se instaló entre los círculos de artistas y mujeres del mundo del espectáculo a quienes inmortalizó en sus retratos.

De este periodo destaca su participación en las revistas Nosotros, Mujeres, y Perfumes y modas y el papel que desempeñó en la formación de la revista S.nob, junto con Leonora Carrington, Jorge Ibargüengoitia y Alberto Gironella, bajo la dirección de Salvador Elizondo y Juan García Ponce. Para esta revista realizó series fotográficas como Fetiches, y cuentos fantásticos en secuencia fotográfica como Oda a la necrofília, Sacramentalia Vampiro

Horna también impartió clases en la Escuela Nacional de Artes Plásticas y tuvo un taller abierto en la Academia de San Carlos desde 1973.

Se le llegó a asociar con el movimiento surrealista por su amistad con artistas como Leonora Carrington, pero ella no parecía cómoda con esas etiquetas como lo muestra la versatilidad de su trabajo.

Murió en la Cuidad de México el 19 de octubre del 2000.

Subida a la Catedral de Barcelona, 1939
Colección Manuel ´Álvarez Bravo
El iluminado, 1944
Lección de canto, 1945
Remedios Varo con sombrero máscaras,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.