¿Qué son los NFTs?

Una guía Dossier no tan definitiva para entender los NFTs

Los NFTs han explotado y prácticamente cada semana tenemos alguna noticia sobre el tema, por eso lo retomamos para crear una guía para entenderlos, aunque, a la velocidad que cambian, no podemos decir que sea definitiva.

¿Qué son los NFTs?

NFT son las siglas de Non Fungible Tokens (Tokens No Fungibles). Son activos que viven exclusivamente en el mundo digital.

Cada NFT es único, no se puede duplicar, copiar o dividir, algo como una obra de arte pero blindada por la tecnología, que hace imposible su réplica.

La clave está en el Token No Fungible.

Token No Fungible

En el mundo digital el objeto básico es un token, que en este punto puede ser fungible o no fungible, pero todos representan el valor de un activo financiero o digital.

En el mundo real equivaldría a algo así como una ficha de casino, un objeto que representa un valor dentro de ese contexto, el casino, pero fuera de él, es solo una ficha de plástico.

Los tokens cumplen esa misma función, pero en el mundo virtual. Por lo que su valor tiene las características que quiera darle el creador de éste.

Probablemente ya te has relacionado con los tokens digitales, por ejemplo, al realizar una transacción bancaria de manera digital, ya que los tokens sirven principalmente para representar inversiones, ofrecer diferentes servicios o representar parcial o totalmente una propiedad.

¿Cómo se crea un token?

La creación del token pasa por un contrato inteligente que se genera a través de una plataforma  blockchain.

Esta es una de las grandes diferencias entre los tokens y las criptomonedas. Los primeros dependen de una tecnología blockchain de terceros, mientras que las criptomonedas se basan en la suya propia.

La plataforma de Ethereum, la segunda mayor del mundo después de Bitcoin, es la más utilizada por desarrolladores para crear tokens.

Ethereum es, por tanto, el actor de mercado más importante en el mundo de la tokenización. Y, por supuesto, también en el crecimiento de los tokens no fungibles.

Los NFT aportan todas las ventajas del token, pero añaden algo más, son únicos, tan específicos y raros como su creador quieran que sean.

Los NFTs, y los tokens en general, se pueden almacenar en los llamados monederos digitales que hacen el mismo servicio que los monederos tradicionales con el dinero de uso corriente.

Los monederos digitales tienen la función de controlar la llave privada que da acceso a los activos digitales de su interior. No nos asustemos, una llave privada en este mundo es el equivalente a la contraseña que usamos para acceder a la cuenta bancaria tradicional, mientras que la llave pública sería la numeración de la cuenta bancaria.

Mercado de arte

El mundo del arte y su mercado ha sido el que ha sentido mayor impacto por los NFTs. 

Solo como ejemplo, en 2021, Christie’s, la casa de subastas con más de 250 años de antigüedad, vendió su primer NFT creado por el artista conocido como Beeple.

Se trata de un collage montado con 5,000 fotografías digitales que alcanzó la obscena cifra de 69 MM USD.

Esta operación supuso el primer NFT vendido por Christie’s y la primera venta pagada directamente en Ether: la criptomoneda de Ethereum que domina el mundo de las NFTs.

Los coleccionistas de arte pagan esas sumas porque son piezas únicas, con valor de colección. Si los pintores clásicos hubieran hecho varias réplicas idénticas del mismo cuadro, el valor actual de cada uno de ellos sería mucho menor.

NFTs en la moda

Otros mercados también se han beneficiado de los NFTs, como es el caso de la moda, por ejemplo The fabricant está revolucionando el mercado a través de la moda digital. Esta empresa vendió el primer vestido solo digital por 9,500 dólares. El objetivo es reducir los desechos a la hora de fabricar ropa y que las marcas sepan las medidas y el éxito antes siquiera de empezar a producir una prenda.

Louis Vuitton, Prada y Richemont ya se han unido para crear un mercado que por fin pueda trazar las ventas de los artículos de lujo.

La ventaja que otorga este tipo de transacciones es que brinda información exacta sobre cuándo se compró una pieza, por cuántas manos ha pasado y cuánto ha costado cada vez que se ha intercambiado.

No todo lo que brilla es NFT

Los NFTs no son inmunes a los problemas de la tecnología y aún estamos descubriendo sus posibilidades y vicios.

Por lo pronto los precios están sujetos a especulación sin una contraparte tangible que los sustente, por lo que pueden alcanzar cifras fuera de la realidad o del alcance de los bolsillos.

Gran parte de estos precios desorbitados tienen que ver con la exuberancia irracional propia de las novedades.

Todas estas exageraciones se irán eliminando con el tiempo a medida que pase la novedad y reluzca el verdadero valor de estas aplicaciones.

Los NFTs suponen el principio del fin de los intermediarios, los costes de transacción y de gran parte de las trabas burocráticas que sufrimos en nuestro día a día, pero al estar ligados al mundo digital, también corren el riesgo de perderse si algo en la tecnología falla.

Falta mucho por descubrir y explorar en el mundo NFT, pero la cautela nunca está de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.